+34 663493312 info@vanesatantra.com

En teoría todos los libros y enseñanzas, indican Cómo recibir un buen masaje mediante los consejos de una técnica objetiva, de los profesionales con experiencia.

Lo importante en realidad será considerar todos los factores, que tienen más influencia en la calidad del masaje, que se realiza. Dependerá únicamente del masajista, y las condiciones más adecuadas para llevarlo a cabo en la práctica, son:

  • Escoger el/la profesional adecuado:
    ponerse en manos de un experto, es lo más conveniente para que los efectos del masaje sean los esperados. Es fundamental sentirse cómodo siempre con la persona que lo realiza, que no dudará en explicar cómo recibir un masaje. Entre la gran oferta de masajistas, existen muchas opciones de acuerdo al método con el cual trabajan.
  • Alimentación:
    Siempre será mejor alimentarse con normalidad antes de ir al masaje, para no sentir necesidad de hambre o sed durante el masaje.
  • Higiene:
    La ducha caliente ayuda a sentirse cómodo, antes de realizarse el masaje en la camilla. Una forma habitual de preparar al paciente, es calentar primero los músculos para una mejor relajación y evitar así posteriores molestias.
  • Ropa:
    Es preferible acudir con vestimenta elástica y floja, quitándose los accesorios y joyas, es la mejor forma para saber cómo recibir un masaje ideal.
  • Relajación:
    Centrarse en la meditación para desconectar de todo lo exterior, para aprovechar mejor la sesión. No hablar y dejarse llevar aunque se duerma durante el tiempo que dura la relajación. El profesional hará todo y si requiere ayuda se lo dirá, lógicamente sin moverse hasta que él lo diga.
  • Dolor:
    Lo más recomendable es comunicar al masajista cualquier dolor que se sienta o molestia, porque indicará varias cosas al especialista que lo atiende en ese momento.
  • Descanso:
    Al finalizar la sesión, reposar unos minutos para restablecer el pulso y la respiración beneficia la incorporación de la camilla. Tomando conciencia nuevamente de la normalidad, o bien despertándose antes de levantarse. Sin cambiar de estado en forma abrupta, se apreciarán mejor los beneficios del masaje que se ha realizado. Reposando al terminar la sesión el efecto es estupendo y no dudará en repetir.
  • Después del masaje:
    Beber un caldo o infusión, reactiva la circulación después de la sesión. Sobre todo cuando se vuelve a la actividad, algunas infusiones aconsejadas, son las que contienen: jengibre, canela, té o ginseng. Si se escoge seguir con la relajación, se puede elegir por ejemplo: valeriana, melisa o tila.

Por Masaje Tantra